jueves, 25 de abril de 2013

La bestia interior



Hace muchos años, cuando era un niño iluso, una tía (creo recordar) me regaló por mi cumpleaños un robot que caminaba solo. Un niño de hoy en día no sabría apreciarlo, posiblemente, pero en los años ochenta, apagar las luces del pasillo y ver al robotajo caminando solo con sus luces rojas parpadeantes era toda una visión del futuro cibernético que pensábamos que nos esperaba.


El artilugio era sencillo: Un robot bípode, con sus números y cosas en el pecho y manos de tenaza (claro) y una cabeza redonda con luces. Pero lo más fascinante era que tras dar cuatro o cinco pasos se detenía, su casco se abría y dentro aparecía la cabeza de un tigre que rugía tres o cuatro veces, se cerraba de nuevo y seguía caminando. Y me gustaba. Nunca me pregunté el porqué del tigre metido en el robot. ¿Sería un experimento raro? ¿Habría sido la única forma de salvar a un tigre moribundo? ¿Se trataba del prototipo de una nueva arma militar que cuando se le acababan los rayos laser te podía morder, ya en cuerpo a cuerpo? Cualquier cosa valía en aquél entonces y yo era feliz con mi robot, ya que yo sabía que había sido diseñado por un adulto y por aquél entonces estaba convencido de que todos los adultos eran listos…. Hasta que me convertí yo mismo en un adulto tonto y el mito terminó.

A día de hoy sigo pensando en ese robot, que ya desapareció en ese lugar fatídico donde se cruza el tiempo con las pertenencias de los niños. Pienso en él y me doy cuenta de que era un juguete raro, de esos que te hacen pensar en la estabilidad mental de su creador. Me imagino a un hombre desesperado, con un puesto de relevancia en una fábrica de juguetes, pensando eso de “tengo que presentar el nuevo juguete antes del viernes o me despiden y mi familia no me  lo perdonará”, llegando a esa importante reunión con la carpeta llena de folios en blanco y hablando a trompicones presentando ante los directivos su nueva idea. –Po…podemos hacer un robot, esto… que camine solo, con luces, luces y… y una pegatina chula en el pecho. –Miradas despectivas de sus superiores; su matrimonio pendiendo de un hilo. –Y… y entonces se abre la cabeza y hay… ¡Un tigre! Eso, si, un… un tigre que ruge abriendo la boca. –El hombre sudaría lo que no está escrito al ver las caras de perplejidad de sus compañeros, hasta que el dueño de la fábrica, un viejo afable que nunca ha dejado que su cargo le cambie, aplaudiría lentamente, siendo imitado por todos y haciendo que el robot-tigre viera la luz finalmente.

Y de ahí a mi casa. El resto ya lo sabéis.

2 comentarios:

  1. A mi se me da fatal dibujar caras, y ahora que estoy experimentando con el barro me doy cuanta de que tampoco se me da bien modelarlas. Yo creo que al responsable del departamento creativo de la fábrica de juguetes le pasaba igual y por eso hizo lo que mejor se le daba, un tigre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede ser, es una opción que no s eme había ocurrido. Ahora recuerdo una historieta del gran Vazquez que iba de un caballo pero como no sabía dibujarlos, todo el rato aparecía un elefante.

      Eliminar