viernes, 22 de agosto de 2014

Una entrada que pretendía ser graciosa



Me había sentado a escribir la típica entrada veraniega donde cuento lo poco que me gusta el calor y que adorno con imágenes de bellas damas acaloradas mostrando escotes generosos y muslos lustrosos. Y ha sido entonces, mientras buscaba fotografías de chavalas tomando el Sol en la playa, cuando me he topado con una página en la que hablaban de los derechos de imagen de las personas y de la invasión a la intimidad; y de allí he ido a parar a otra donde se contaban cosas sobre los derechos de las mujeres y de los abusos que se cometen sobre ellas de forma cultural; y al final he acabado leyendo algunos detalles sobre la noticia de moda en la que se ha convertido la violación de una chica en una feria de Málaga. Y hasta ahí he llegado.

Sabéis que no acostumbro a tratar cosas serias de la actualidad, ni siquiera medio serias de tiempo atrás, pero a veces uno se encuentra con cosas que le revuelven el estómago. Y no hablo de la violación en sí, que es un acto execrable de violencia y dominación donde los haya; hablo del circo mediático, de las cámaras enfocando a los presuntos agresores (hay que decir presuntos) siendo arropados por sus famílias, que son de étnia gitana y cuidado que no podemos generalizar, pero joder que casualidades, que ellos sean pobres inocentes (mi hijo puede ser un ladrón y un asesino pero un violador… ¡Jamás!) y ella una casquivana que iba provocando y al final ya se sabe lo que pasa; de los periodistas tratando patéticamente de ser imparciales; de acusados en la calle y una juezA diciendo que el caso se archiva porque la cosa no está muy clara (es que no eran horas de ir por la calle y la muchacha trabajaba en la feria y claro… vete tú a saber qué tipo de chica era, si le hubiese pasado saliendo de misa sería otra cosa.). ; y opiniones por todas partes que no parecen hacer más que justificar este tipo de agresiones buscando la vuelta de tuerca para que parezca que no hay personas malas si no realidades sociales distintas, cuando en realidad lo único que pasa es que hay tal cantidad de desalmados sueltos que si nos lo dijeran así de golpe nos entrarían ganas de comprarnos una escopeta a todos y atrincherarnos en nuestras casas detrás de un murete de sacos de tierra.

Y me resisto a dejarme llevar por el odio y volverme violento pues ello me acercaría más a los agresores que a las víctimas, pero creo que a nadie le importaría que ciertas personas en este país decidieran hacer escalada con cuerdas podridas o echarse al mar con barcas sin remos, velas o motor, a ver si los perdemos de vista de una vez y podemos saludar a nuestros semejantes con menos asco, enseñándoles los dientes para sonreír y no  para gruñir.

Total, que este año no van a haber fotos de tetas ni nada. 
Buscad en el gogle, como todo el mundo.

2 comentarios:

  1. http://www.abc.es/espana/20140820/abci-archivo-violacion-malaga-201408201326.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siendo así, creo que voy a tener que pasar al plan-B

      Eliminar