jueves, 19 de febrero de 2015

Algo de descoordinación



Abro un ojo. Luego el otro. Noto algo de descoordinación y me incorporo. El reloj marca las cuatro y media de la madrugada. No puedo dormir y sé que no podré, así que me levanto del todo. Me siento tentado de buscar gentes conectadas en mis redes sociales para darles la tabarra, o si no…¿Qué hacen despiertos a esas horas sino esperar a que algún insomne les moleste? Pero no lo hago. En lugar de eso me visto y salgo a la calle. Me vendrá bien dar un paseo. O eso pienso. El frío me alcanza a los pocos pasos y me reconforta con su frío abrazo. Sopla el viento y me pilla desprevenido al girar la esquina, llenándome la boca de tierra. Mastico lentamente y escucho los crujidos en mis dientes, lo que me evoca momentos de mi infancia. Esas noches en la playa… Pero ya ha pasado mucho tiempo y ahora es ahora, y ahora camino hacia la oscuridad. No tardo en encontrar algo. Veo la luz de una hoguera y me acerco. Y allí están. Parece una reunión de viejos conocidos. Veo a mi Instinto de Autodestrucción bailando con la vieja amiga Soledad, a aquél que llamaba Despreocupación saltando unas llamas ante la divertida mirada de la Inconsciencia y también a algunos otros a los que apenas recuerdo, charlando animadamente bajo un árbol al que alguna vez conocí. ¿Realmente hablaba con los árboles o simplemente me acabé acostumbrando a su indiferencia? Me invitan a unirme a la fiesta. No parece mala idea. Hace frío y no tengo adónde ir. Pero algo me frena. Algo tira de mí y me devuelve a la realidad. De pronto mis antiguos amigos me parecen lejanos y hostiles y las montañas que me rodean son cada vez más altas y sus picos, afilados como espadas acaban juntándose en el cielo, justo sobre mí. Y me siento encerrado. Y me falta el aire. El  pecho me pesa y mis pies parecen hundirse en el barro. Me arrastro de nuevo hasta mi casa, repto por las escaleras y me meto en la cama. Miro el despertador. Son las seis y veinte. Faltan diez minutos para que suene. Cierro un ojo. Luego el otro. Noto algo de descoordinación pero a pesar de eso me duermo. Seguro que cuando despierte tendré mejores sueños.

2 comentarios:

  1. Es otra de esas entradas que me deja destruido, no sé por qué. Muy buena.

    ResponderEliminar