viernes, 20 de noviembre de 2015

De acampadas y divergencias espaciotemporales.



Cuando teníamos veinte añitos de nada (sí, ahí va otra batallita), algunos colegas del pueblo organizamos nuestra primera peregrinación a un festival de música, de esos de acampar y de pasar los días y luego volver a casa tan sucios y malnutridos como si lleváramos tres meses vagando por el desierto. La cosa es que a nuestro reducido grupo de amigos se unieron alguno que no lo eran tanto, pero a los que les atraía la idea de acampar, conocer gente (¿¡!?) y pasar unos días cambiando de rutinas. Y entre esos añadidos de última hora estaba un tal… No recuerdo su nombre; le llamaremos Palíndromo.

Palíndromo no era como nosotros; no llevaba melena, no vestía de negro, siempre llevaba gorra (incluso de noche) y no sabía quién era Bruce Dickinson; para colmo era bastante guapo, tenía labia e incluso algunos afirmaban haberlo visto con chicas alguna vez. Era como viajar con un alienígena sentado al lado. Pero nosotros éramos seres tan tolerantes como… como… dinosaurios. Y no era cuestión de rechazarle.

Una vez allí montamos las tiendas, reconocimos el entorno y, por algún motivo, se nos juntó otro grupo de seres humanos, de Barcelona creo recordar que eran, entre los cuales había una chica (¿¡!?), signo inequívoco de que ser de capital era mejor que de pueblo. La cuestión es que la chica y Palíndromo hicieron buenas migas, hablaron, se rieron, y cuando llegó la hora de irse a dormir, ella se quedó en su tienda (la de Palíndromo) y para nosotros fue como ver estallar una supernova, convertirse en agujero negro y ser absorbidos a una dimensión distante y más fea aún que ésta.

¿Qué estaba sucediendo en esa tienda? Nadie lo sabía. Y no fue por falta de poner la oreja y colocar focos detrás para ver al trasluz. Cualquiera diría que estaban durmiendo y ya está. Todo muy desconcertante. Tan desconcertante que a la mañana siguiente nadie se atrevió a preguntarle qué había pasado cuando vieron a la chica salir de la tienda y alejarse. Pero yo no podía vivir con esa incertidumbre en mi interior. En serio. Me habría salido una úlcera. Así que me acerqué a él y se lo pregunté.
-Oye. Palíndromo. –le dije.
-¿Qué? Yo no me llamo así. –Me contestó.
-Ya. Pero es que no me acuerdo.
-Pues… Empieza por C, creo.
-Es igual. Dime… ¿Qué ha pasado ahí dentro esta noche?
-Nada. –Me respondió tajante.
-¿Nada? Venga ya. Has pasado la noche con una tía en tu tienda.
-¿Pero tú la has visto? Era una cría.
-¿Una cría? ¿Y tú qué? Tienes veinte años.
-¿Cómo? –Me preguntó confuso. –Y tú también.
-Sí. Pero yo te hablo desde la perspectiva del momento de escribir esto.
-¿De escribir qué? –Seguía confuso.
-Todo esto. En el blog.
-¿Qué es un blog?
-Una cosa de internet. Tú no lo entiendes porque aún no está inventado.
-¡Déjame, por favor! –Me dijo sollozando. –Estás mal de la perola.

Entonces le agarré por la camiseta, que era roja y blanca, horrible, y comencé a zarandearle mientras gritaba eso de “Dime que pasó, dime qué pasó” Y él lloraba como un crío y yo le pegaba, por calzonazos y ridículo, hasta que un halo de energía azulada y crepitante me envolvió y me devolvió a mi realidad temporal, sentado frente al ordenador y preguntándome si realmente es sano esto de escribir sobre mis cosas.
Foto al azar dell típico público de un concierto cualquiera.


10 comentarios:

  1. Espero que haya una segunda parte donde cuentes que fue lo que pasó en la tienda. No voy a poder vivir sin saber y creo que también me está empezando a salir una úlcera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora hay medicaciones muy buenas para las úlceras. Ya verás.

      Eliminar
  2. Yo lo se! Yo lo se! Yo! Yo! Aqui! Profe! Yo lo se! Joooo! Media hora con el brazo levantado para nada.
    Lo peor de esto es que seguramente dos personas en una tienda de campaña una noche entera en una entrada del blog de J.Capdemut solo estuviesen haciéndose fichas de personaje de d&d.
    Otra entrada sin sexo. ( T_T)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ésta me remito:
      http://capdemut.blogspot.com.es/2013/12/de-rol-y-fiestas.html

      Eliminar
    2. Leída! No me sorprende en absoluto... un montón de tíos en tu época (allá en los tiempos del cólera) en una tienda de campaña jugando a rol mientras mujeres desnudas danzaban alrededor sin tansiquiera inmutaros...
      Una cosa es que no me sorprenda...otra es que me parezca algo admirable. :|

      Eliminar
    3. Solo una puntualización: En mi época, el cólera estaba casi completamente erradicado.

      Eliminar
    4. Me declaro en rebeldía y hago comentario en la entrada que haces la reseña. Lo bueno es que ahora me puedo imaginar ya lo que estaban haciendo debajo de la tienda de campaña y mi ulcera está desapareciendo.

      Eliminar
  3. Muchas veces leo este blog y pienso: ¿será verdad?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que parece mentira es que alguien lea muchas veces este blog.

      Eliminar